Le doy pinga y leche a la más tímida de la chamba

27188

Una jermita de la chamba es bien tímida, ya varios colegas han querido levantársela pero ella es bien cerrada, yo he aplicado otra técnica y he estado gileando sutilmente con ella desde hace tiempo, tomándome mi tiempo, ella cuando ya entra en confianza es más abierta y mi paciencia dio sus frutos, por fin la besé y le dije que la amaba y ella estuvo feliz, nos fuimos corriendo al telo más cercano y ella se puso así con el culito listo para recibir pinga, me dijo que se la metiera hasta el fondo y así lo hice, le metí con fuerza a ver si se desahueva de una vez y ella fue obediente, para darle su premio le disparé mucha leche en el poto…